Adopción y aprendizaje. Mitos y Realidades.

Por Marga Muñiz Aguilar.

Durante la infancia, los niños pasan una buena parte de las horas del día  en el colegio o realizando tareas escolares en casa, por lo que cualquier familia desea que ésta sea una experiencia positiva. Sin embargo, en algunas familias, el tema escolar no sólo centra, sino que agota todas sus energías.

Podemos decir que, en general, la problemática escolar tiene dos aspectos:

-El aspecto cognitivo, que hace referencia a la capacidad de aprender habilidades específicas y conocimientos.

– El aspecto social, que hace referencia a la capacidad de participar e interactuar socialmente con sus iguales.

Estos dos aspectos no siempre se desarrollan armónicamente. Un niño puede tener una maduración cognitiva adecuada para su edad, pero puede ser inmaduro socialmente, o a la inversa

En el caso de las familias adoptivas, lo primero que se preguntan es si el problema tiene que ver con el hecho de ser adoptado, o si se trata simplemente de un problema madurativo común a muchos otros niños.

Hay que decir que estas dificultades afectan por igual a niños biológicos y niños adoptados. Lo que sí  tenemos que tener presente es que las causas que están en el origen de estos problemas, es decir, los factores de riesgo, están  presentes con más frecuencia en  niños adoptados, aunque estos problemas no sean intrínsecos al hecho mismo de la adopción.

En este sentido hay muchos mitos que no siempre se corresponden con la realidad.

MITOS Y REALIDADES
MITO
REALIDAD

Todos los niños adoptados tienen problemas de aprendizaje

Dentro de la población adoptada, existe  todo tipo de niños, incluidos los niños superdotados

Todo lo que necesitan es amor y buena alimentación

Aunque son imprescindibles, a veces, no son suficientes para enfrentar las necesidades educativas

Mientras más pequeños sean en el momento de la adopción, menos problemas tendrán en el futuro

Esto no es una garantía para evitar problemas escolares: es el caso del Síndrome de Alcoholismo Fetal

Aprendieron tan rápido la nueva lengua, que no tendrán  problemas escolares

El dominio del lenguaje coloquial no impide tener problemas con el lenguaje cognitivo/ académico

Cuanto más tiempo pase en el orfanato, mayor es el riesgo y más graves son las consecuencias

No todo depende de la duración, sino también de la calidad del cuidado y estimulación que haya recibido

Es mejor escolarizarlos cuanto antes para “normalizar” su nueva vida

El establecimiento de un vínculo familiar seguro es prioritario para

cualquier aprendizaje futuro

Deben ser escolarizados según la edad. Es cuestión de esperar y  se adaptarán sin problemas

La ubicación debe hacerse, tras una valoración psicopedagógica, en el grupo de edad más adecuado

 En realidad, el rendimiento escolar puede tener un buen pronóstico dependiendo de una serie de factores, entre los que se encuentran las condiciones en el país de origen, la calidad de los cuidados pre-adoptivos y la ausencia de un exceso de factores de riesgo ambientales y/o genéticos, que tienen repercusión en el rendimiento escolar, como un desarrollo neurológico apropiado, la nutrición pre y postnatal, el desarrollo psico-afectivo y la estimulación recibida en los primeros años de vida.

  

Podeís obtener más recursos y orientación en el libro  Cuando l@s niñ@s no vienen de París. Ediciones Noufront. 

Las conductas de riesgo en adolescentes adoptados. Podcast

En las Entrevistas de Tolerancia Cero un tema candente, Las conductas de riesgo en adolescentes adoptados.  Marga Muñiz Orientadora educativa. Terapeuta y Escritora. Fundadora y presidenta de Tolerancia Cero.org.es entrevista a Vinyet Mirabent  que  va más allá de las apariencias y analiza de qué nos hablan las conductas de riesgo en los adolescentes adoptados, dando claves a las familias para interpretarlas de manera adecuada y ofreciendo estrategias y herramientas para superarlas.


Interesantísimo audio que no te lo puedes perder.

Descripción del impacto de la Adversidad Temprana en el presente. Podcast.

Marga Muñiz Orientadora educativa. Terapeuta y Escritora. Fundadora y presidenta de Tolerancia Cero.org.es Habla con Rosa Fernández, profesora del Área de Psicobiología de la Universidad da Coruña y autora de dos libros muy interesantes: “Entre Hipocampos y Neurogénesis” y “Las huellas de las Experiencias Tempranas en el cerebro”.

TRASTORNO DEL ESPECTRO ALCOHÓLICO FETAL: ¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EL DIAGNÓSTICO?

Hace algunos años tuvimos la ilusión de aumentar la familia, y desde Rusia vino una niña preciosa y sana, con 3 años recién cumplidos, la máxima preocupación que teníamos entonces era esa: que estuviera sana. Nos advirtieron de “la mochila”, porque estos niños vienen “con una mochila” y también del retraso madurativo, “falta de estimulación”. Pero no nos importaba, nos sentíamos con fuerzas y ganas, y ambas cosas eran superables con cariño y estimulación.
Las dificultades comenzaron muy pronto, en cuanto se incorporó al sistema educativo obligatorio. Unas dificultades que, a pesar de haber acudido a muchos y variados profesionales de la salud, de la psicología y de la educación, no parecían poder resolverse. Diagnosticada la mayoría de las veces como TDAH, no respondía a las terapias.
La situación se volvió insostenible a partir de los 12 años, coincidiendo con el paso a secundaria, y las tensiones eran tales que la familia estuvo a punto de caer.
Todo cambió cuando llegó el diagnóstico de TEAF, hace solamente un año, bastante más tarde de lo que nos hubiera gustado, pero llegó, por fin. Esto supuso un cambio de paradigma, entendimos muchas cosas y mejoraron las tensiones en casa. La situación cambió completamente. Frente al alivio que suponía saber el origen de las dificultades, estaba la realidad, había una afectación neurológica irrecuperable, una discapacidad no visible que no estaba diagnosticada ni por tanto convenientemente tratada.
Entendimos que el no quiero es no puedo, entendimos que hay una lesión en el cerebro por exposición prenatal al alcohol, entendimos que es una lesión irrecuperable y fuimos capaces de darnos cuenta del enorme sufrimiento que estábamos causando por forzar expectativas por encima de sus posibilidades. Desde ese momento nos centramos en las fortalezas, que son muchas, y en esforzarnos en ser creativos para paliar las deficiencias.

¿Por qué es tan urgente tener un diagnóstico?

Con la experiencia, las familias con miembros TEAF hemos aprendido que cada mañana los niños y jóvenes gritan de frustración, suplicando a sus padres que no los obliguen a ir a la escuela, porque el estado de su cerebro hace que sea una verdadera tortura sentarse en las aulas sobre estimulantes para ellos y donde fracasan constantemente.
Su incapacidad para pensar de manera abstracta significa que la mayoría de las veces no pueden seguir el plan de estudios en la forma en que se les enseña.
Sus problemas de procesamiento sensorial pueden significar que literalmente no pueden quedarse quietos en el aula, quieren hacerlo bien, pero a menudo no pueden explicar por qué les resulta tan difícil y siguen día a día recibiendo castigos y exclusiones porque los adultos que los rodeamos no entendemos que su comportamiento es una llamada de ayuda.
Los padres, cuidadores y tutores estamos a menudo al límite. Las familias se desmoronan, se rompen, se sienten juzgadas, se culpabilizan porque un TEAF no diagnosticado y no tratado llega a la adolescencia y a la mayoría de edad con condicionantes secundarios derivados de la falta de diagnóstico y la falta de tratamiento adecuado, son jóvenes que tienen problemas con la ley, las adicciones, problemas de salud mental, y los profesionales a los que recurren no tienen la información, la formación o las ganas de entender a una persona con TEAF.
Muchos continúan con la vida con una valentía y determinación increíbles, pero es más difícil de lo que debería ser. Demasiados no saben que tienen TEAF porque el sistema les ha fallado en cada paso del camino, pueden tener problemas de salud mental que podrían haberse evitado, se les niega injustamente la atención que necesitan.
A cualquiera que se atreva a decir que un niño con un daño cerebral permanente, una discapacidad, no merece un diagnóstico y apoyo, les animo a que pasen un día con cualquier familia con un miembro TEAF, a que escuchen las voces de las familias en los grupos de las asociaciones de familiares con hijos e hijas TEAF, que escuchen a niños y jóvenes TEAF, como son tratados por los que se supone les tienen que proteger y como son tratados por los iguales, o que escuchen a adultos TEAF. Es una responsabilidad proteger a los más vulnerables. Este problema no solo es problema de las familias TEAF, es un problema que afecta a toda la sociedad.

El 25 de junio presentaremos la APP diagnóstica TEAF en la EASP, en Granada, dentro del ámbito digital de las iniciativas de intervención en alfabetización en salud.
El Grupo de Investigación Infancia y Entorno (GRIE) del Hospital Clínico de Barcelona lleva más de 15 años investigando el Trastorno de Síndrome Alcohólico Fetal (TEAF). El GRIE investiga sobre la exposición prenatal al alcohol y los tratamientos que mejoran la vida a los niños afectados (por ejemplo, estudio con un antioxidante). Es muy importante que el diagnóstico de la afectación derivada se realice lo más tempranamente posible. El GRIE ha propuesto el diseño de una aplicación para móvil para ayudar a los profesionales a realizar el diagnóstico.

Mercedes del Valle Díaz. Co-fundadora y presidenta de visualteaf

LOS PROFESIONALES DE LA SALUD Y EL CONSUMO DE ALCOHOL DURANTE EL EMBARAZO

Las evidencias, tanto clínicas como experimentales, sobre el efecto teratógeno del etanol contenido en las bebidas alcohólicas, es hoy en día incuestionable. Desde 1968 están descritas las secuelas que provocan en el feto en formación el consumo de alcohol durante el embarazo. Sin embargo, estas evidencias contrastan con el desconocimiento que hay, en general, entre los profesionales de la salud.
En un estudio llevado a cabo en la ciudad de Valencia por Yurena Alonso Esteban titulado: Síndrome Alcohólico Fetal y Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal: Nivel de conocimientos y actitudes de los profesionales socio-sanitarios, los resultados señalan la falta de formación respecto a medidas preventivas, de detección del consumo de alcohol, de diagnóstico y de pronóstico e intervención en niños expuestos al alcohol durante la gestación y la lactancia.
El propósito de ese estudio era recabar información general de los profesionales de la salud, sobre las prácticas, conocimientos y actitudes, tanto en el diagnóstico, tratamiento, como en la prevención de los Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF) y el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), su versión más severa.

EL 77,33% de los médicos encuestados tenían más de 15 años de experiencia en el ejercicio profesional. He aquí algunos de los sorprendentes resultados de la investigación.

Sólo un 9% de los profesionales se sentían suficientemente preparados para hacer un diagnóstico.

Sorprende esta respuesta porque, según los especialistas, no hay ninguna cantidad mínima de consumo de alcohol durante el embarazo que pueda considerarse segura.

Estas opiniones del personal sanitario encuestado indica el desconocimiento que hay sobre el Síndrome Alcohólico Fetal ya que la ingesta de alcohol durante el embarazo provoca secuelas en el sistema neurológico del feto que son irreversibles, por lo que no existe cura posible. Se trata de la segunda causa congénita de retraso mental en la Unión Europea, después del Síndrome de Down.
No existe un tratamiento específico para el SAF, lo que sí es importante es hacer un diagnóstico precoz y una intervención temprana para que los niños reciban ayuda en el aprendizaje escolar y el área social. Igualmente importante es dotar de los recursos necesarios a adolescentes y jóvenes afectados.
Es incomprensible que los profesionales de la salud tengan tanto desconocimiento sobre los efectos del consumo de alcohol durante el embarazo, más teniendo en cuenta que, según estudios recientes el 45% de las mujeres españolas consumen alcohol durante el primer trimestre y en torno al 17% continúan haciéndolo durante toda la gestación. Quizás haya que replantearse qué hay detrás del espectacular aumento de niños y niñas diagnosticados de hiperactividad en los últimos tiempos, ya que esa es una de las secuelas que provoca el alcohol durante el embarazo.
Existe una alta prevalencia en niños, adolescentes y jóvenes adoptados procedentes de los Países del Este, pero se está convirtiendo en un problema de Salud Pública que afecta a toda la sociedad. No se trata de familias desestructuradas o en riesgo de exclusión social. Estamos hablando de consumo social. Y según las últimas estadísticas, en el caso de las mujeres, los niveles más altos de exposición al alcohol se dan en aquellas mujeres que tienen mayores niveles de estudios.
Todos estos resultados son suficientemente llamativos como para alertar a las autoridades sanitarias sobre la necesidad de poner en marcha medidas preventivas del consumo de alcohol durante el embarazo, proveer de la formación necesaria a los profesionales de la salud para hacer diagnósticos adecuados, y ofrecer recursos y herramientas eficaces a los niños, adolescentes, jóvenes y adultos afectados.

Marga Muñiz Aguilar. Presidenta de Tolerancia Cero

Déficit Cognoscitivo Acumulativo. ¿Cómo ayudo a mi hijo?

IMG_8191mundoEn el campo del aprendizaje académico parece que ni padres ni niños lo tenemos fácil sino es para cargarnos ambos de frustraciones: los niños por no poder cubrir las expectativas ni seguir el ritmo en el colegio, lo que afecta a su autoestima y a su comportamiento -y lo peor es que pueden llegar a darse por vencidos- y los padres porque no vemos la manera de ayudarles.

Muy lejos de la idea de  convertirnos en profesores de apoyo, hay una manera en que los padres podemos ayudar a nuestros hijos a desvelar los secretos del aprendizaje de una manera natural, y podemos hacerlo desde el amor, el juego, el movimiento… en suma, a través de actividades cotidianas.

Marga Muñiz de la misma manera que en los artículos  de fechas anteriores nos hacía, primero reflexionar sobre el DCA y luego nos ayudaba a definirlo a comprenderlo, y por último hace una propuesta mediante pautas de actuación para ayudar a desarrollar muchas de esas funciones cognitivas que necesitan trabajarse, con actividades de la vida diaria.

Lo primero  que nos recomienda en su libro Otra forma de aprender es posible. Recursos de la vida cotidiana para mejorar el rendimiento escolar” es cambiar la percepción que tenemos de nuestros  hijos viéndolos en su esencia, con todo su potencial.

Por ejemplo recomienda usar estrategias cómo 

LA PLANIFICACION

Que es fundamental para aprender. Si no se posee esta habilidad cognitiva, las actividades de aprendizaje son impulsivas, reactivas e inútiles. Podemos ayudar a desarrollar esta habilidad haciendo planes (una salida al campo, invitando a un amigo a casa, con la celebración de una fiesta, etc.) y posteriormente analizando cómo ha ido, qué ha fallado, que podríamos cambiar para que fuera mejor, que ha sido lo más divertido, etc…

SECUENCIAS Y PATRONES

cubos113dLa habilidad cognitiva de entender secuencias y patrones, que se forma a los 3-4 años puede no estar presente en un niño de 7-8 años que haya estado institucionalizado a esa edad y no haya recibido la estimulación necesaria. Sin reconstruir esta base, ciertos razonamientos matemáticos le resultarán imposibles de alcanzar.

En principio es mejor trabajar con materiales manipulativos para desarrollar esta habilidad. Se puede hacer reproduciendo modelos y patrones con plastilina, piezas de construcciones, juego de mecano, etc. para después pasar al plano gráfico con dibujos, números, figuras geométricas, etc. También se pueden usar patrones y regularidades en la naturaleza, como por ejemplo, las estaciones del año, antes de pasar a las series numéricas y otras secuencias más complejas…..

PENSAMIENTO ABSTRACTO

Desarrollar la imaginación o un pensamiento hipotético, o pensar en alternativas,es una base importante para el desarrollo del pensamiento abstracto, que es fundamental cuando los contenidos escolares se hacen más complejos. Esta habilidad se puede desarrollar a través de los juegos simbólicos, imaginando que son mecánicos, panaderos, astronautas, etc., transformando los juguetes en los objetos necesarios para el juego.

También cumplen esta función los juegos de rol. Se puede trabajar igualmente buscando alternativas que satisfagan a las dos partes en situaciones de conflicto, resolviendo acertijos y adivinanzas, etc….

MEMORIA

La memoria es una función cognitiva compleja que nos permite recordar, conservar y reproducir la información. Una estrategia para memorizar es la de organizar y estructurar la información. Se puede practicar organizando por categorías la lista de la compra de aquellos productos que ellos consumen: galletas, lácteos, etc. y que escriban en ella los productos cuando se acaban. Después los pueden memorizar y buscarlos ellos mismos en los pasillos correspondientes del supermercado.

En el mercado hay también muchos juegos para desarrollar la memoria:

Desde los tradicionales Memory a los juegos interactivos y multimedia. En internet también se pueden encontrar muchos juegos gratuitos.

Y nos da pautas para ayudarles a aprender a través por ejemplo, de juegos tradicionales como:

– adivinanzas.
– acertijos.
– juegos de mesa.
-juegos con reglas inventadas

 Propone la cocina como un buen lugar para:

IMG_8823– Desarrollar la motricidad fina.
– Aumentar el vocabulario.
– Explicar o afianzar las medidas de longitud, masa, volumen y tiempo.

Invita a que participemos con ellos en experimentos caseros:

Porque lo que se escucha se olvida más fácilmente que lo que se ve y se escucha y esto, a su vez, se olvida más fácilmente que lo que se hace y la experimentación es especialmente importante en el aprendizaje de las ciencias y las matemáticas.

Por otra parte hacer manualidades ayudan a desarrollar:

– Atención
– Concentración
– Dominio de tarea
– Relación causa-efecto
– Trabajo en equipo
– Autoestima

Artes :

Es importante exponer a los niños lo más posible a la música, la pintura, la danza, el teatro, la literatura, etc.
Los países de la OCDE que tienen mejores resultados en el informe Pisa son los que tienen mejores programas educativos en artes.

Y puede ayudarles  aprender  también a través del movimiento:

Gimnasia Cerebral o Kinesología educativa.

 Las actividades de ocio y tiempo libre pueden ayudar a desarrollar:

IMG_81683d– Pensamiento lógico.
– Principio de causa-efecto.
– Atención.
– Observación.
– Abstracción.

Y las nuevas tecnologías contribuyen en:

– Memoria.
– Atención.
– Percepción.
– Inhibición de impulsos
– Juegos de lógica.

Según explica la autora en su libro, los juegos y la experimentación  ayudan a desarrollar la motivación personal, promoviendo un estado mental -al favorecerse la liberación de endorfinas-, relajado y receptivo para aprender,  siendo  este un tipo de aprendizaje que favorece el fortalecimiento del vínculo dentro de la familia.

En el libro además propone un montón de recursos, de juegos, de actividades  que pueden practicarse de manera natural y cotidiana para estimular el desarrollo y el aprendizaje de nuestros hijos, incluso recomienda páginas web donde seguir encontrando más recursos

librootraEn este enlace Oportunidades cotidianas para mejorar el rendimiento escolar (1)   podéis bajaros un PDF donde resume lo que propone Marga Muñiz en su libro  y os animo a leer la reseña que tenemos de ”Otra forma de aprender es posible”

El Déficit Cognoscitivo Acumulativo (DCA)

deficit cognoscitivo By aron123cccLos padres de niños de adopción internacional en edad escolar a veces expresan sus preocupaciones y frustraciones sobre el lento progreso académico observado en sus niños en el colegio.
Después de una fase inicial de adquisición de la nueva lengua aparentemente rápida y la adaptación a sus nuevos hogares y escuelas, algunos de estos niños pueden mostrar dificultades en su trabajo académico, que a menudo trae problemas conductuales y emocionales.
Sus problemas de aprendizaje pueden persistir y hasta empeorar mucho tiempo después, como para ser atribuidos a problemas bilingües o de adaptación. A medida que pasan por los distintos niveles escolares, parecen ir cada vez más atrás en su funcionamiento escolar y de conocimientos.

Como sucede muy a menudo, la dinámica total de nivel cognoscitivo / lengua desarrollada y de funcionamiento académico en algunos niños de adopción no logra ir emparejada con los esfuerzos comprensivos y tenaces de sus padres adoptivos y del resto profesionales de campos diferentes.
Estos niños pueden experimentar lo que se conoce como el Déficit Cognoscitivo Acumulativo (DCA) un término acuñado por un psicólogo, M. Deuchst en el año 1960. Se refiere a una tendencia hacia abajo en la inteligencia moderada o en los logros escolares de niños culturalmente y socialmente deprivados, en relación con las normas apropiadas de edad sociales.

La teoría que hay detrás del déficit acumulativo es que los niños que son privados de enriquecerse con experiencias cognoscitivas durante sus primeros años, son menos capaces de aprovecharse de la situación ambiental debido a una desarmonía entre su madurez cognoscitiva estructural y las nuevas exigencias, como pueden ser las situaciones escolares más avanzadas.

Características del déficit cognoscitivo acumulativo:

1. Deficiencia de lengua cognoscitiva, que bloquea el tratamiento cognoscitivo.

2. Carencia de habilidades cognoscitivas propias de su edad, causando una progresiva incompetencia cognoscitiva y conductual.

3. Insuficiente motivación intrínseca en las actividades cognoscitivas, que puede parecer como un problema de memoria y de atención. (En muchos casos confundido con hiperactividad).

4. Disarmonía crónica entre el estudio de la capacidad de un niño y su situación escolar.

El Déficit Cognoscitivo Acumulativo por lo general es asociado a ciertos problemas de conducta y emocionales.

El fracaso constante en actividades cognoscitivas se alimenta sobre todo de una manera negativa que se mueve en espiral causando una baja autoestima, con carencia de interés y frustración constante asociada con esfuerzos cognoscitivos.

El déficit cognoscitivo acumulativo

Se promf579By jeltovski 3dduce cuando el cerebro del niño no recibe los estímulos necesarios para desarrollarse adecuadamente y, como resultado, le fallan los cimientos (como las estructuras del lenguaje que nos sirven para elaborar los pensamientos) sobre los que asentar nuevos aprendizajes. En clase, es como si les quisiéramos explicar lo que es una raíz cuadrada cuando no tienen aún la noción de la suma y la multiplicación. Se les exige de acuerdo a la edad cronológica, sin tener en cuenta su desarrollo cognoscitivo, los niños se ven sobrepasados, se desmotivan y dejan de atender.
Rasgos más destacados:

• Falta de habilidades y estrategias cognitivas adecuadas a su edad.

• Pobre organización de la base de conocimiento, que le impide transferir o generalizar lo aprendido.

• Insuficiente motivación intrínseca, que se presenta como falta de memoria y atención.

• Regulación inmadura de la conducta que provoca problemas de comportamiento.
La teoría que hay detrás de este déficit es que los niños que no reciben estimulación de las funciones cognitivas durante sus primeros años, especialmente los dos primeros, son menos capaces de aprovechar los beneficios de una nueva situación ambiental, debido a una desarmonía entre su madurez cognoscitiva estructural y las nuevas exigencias escolares.

Es evidente que no todos los niñ@s adoptad@s tienen problemas escolares, pero también es cierto que mientras más información se tenga de esta posibilidad, más alerta se estará ante su presencia y más fácil será hacer un diagnóstico y proporcionar los recursos necesarios para superar el problema.
Marga Muñiz Aguilar es terapeuta, logopeda y educadora escolar, autora de Cuando los niños no vienen de París. (De donde procede este texto)

¿Por qué no avanzan en la escuela al mismo ritmo que los demás?

Por Marga Muñiz Aguilar. 

dca13dUn niño o una niña de 6 años, con un entorno familiar y escolar adecuado, tiene un lenguaje expresivo (palabras que usa habitualmente) de unas 2.600 palabras y un vocabulario receptivo (palabras que entiende) de 20.000 a 24.000 palabras.

Un niño adoptado a los 5 años, cuya lengua materna fuera diferente, tendría que aprender un promedio de 54 palabras nuevas todos los días con el fin de igualar las habilidades de comprensión del lenguaje de sus compañeros de 6 años. Además, mientras que el niño adoptado se está poniendo  al día, sus amigos de 6 años, ya han añadido un promedio de 5.000 palabras a su vocabulario.

En resumen, esperar que los niños mayores adoptados alcancen en un plazo de 1 a 2 años a sus compañeros en las competencias del nuevo idioma es un poco complicado.

Lo que suele ocurrir es que mientras los demás alumnos avanzan a un determinado ritmo, ellos parece que se estancan después de un momento inicial sorprendentemente rápido de aprendizaje de la nueva lengua. Esto es debido a lo que se conoce como Déficit Cognoscitivo Acumulativo y es importante conocer sus implicaciones en el aprendizaje escolar para tener expectativas realistas y no ser injustamente punitivos con los niños, tanto desde la escuela como desde la familia.

Marga Muñiz Aguilar

muniz-aguilar-coverTiene un currículum impresionante del que en esta ocasión destacamos su Máster en Orientación Educativa y Profesional y su Diploma UPO en Asesoramiento en materia de Adopciones, su amplia experiencia en el tratamiento de los trastornos específicos de la lecto-escritura y de la educación especialista en trastornos del aprendizaje.
Es terapeuta familiar, escritora y conferenciante especialista en adopción internacional, posee numeroso artículos, dos libros sobre adopción: “Cuando los niñ@s no vienen de París”,”Otra forma de aprender es posible” y su última novela “Detrás de su mirada” una novela dinámica, construida con una solida trama de personajes a cuál más interesante, que aunque no sea un libro específico sobre adopción, aporta nuevos puntos de vista que ayudan a la profundización y comprensión de su significado.

Comportamientos inadecuados y déficit en el desarrollo.

online3DSobre el tema del título, particularmente interesante fue la charla online que impartió de manera virtual la Psicóloga Mª Elena Rodríguez Borrajo por iniciativa del Instituto familia y adopción.  “¿Qué hay detrás de los pequeños robos/hurtos y las mentiras que algunos niñ@s y adolescentes hacen?”.

la intención es hacer llegar lo que escuché en esa conferencia al mayor número de familias posibles para que -como a mí-, les ayude a entender un poquito mejor a sus hijos, tangan la edad que tengan, llegasen  de donde llegases y a la edad que llegasen.

Nos encontrábamos en el aforo madres y padres con hijos de distintas procedencias, de distintas edades y con distintas dificultades que durante tres horas tuvimos la ocasión de escuchar e identificar problemas y dificultades con las que batallamos.

deprivados13DTodos sabemos que la institucionalización es lesiva para los niños, pero tenemos que ser conscientes de que la edad en la que adoptamos a los niños puede no ser privativa de su conducta o de sus problemas de desarrollo. Hasta hace poco creíamos que según la edad  o el tiempo de permanencia en el orfanato, los niños podían haber estado más o menos expuestos a deprivación y podían haber internalizado conductas morales distintas a las nuestras (por ejemplo: robar para vivir es normal)

Pero los problemas de conducta se dan también en niños que apenas han estado en un orfanato y que llegan a la casa adoptiva muy pequeñitos, con apenas meses. ¿Cómo es posible?

 Porque la deprivación también puede ser intrauterina.

El cerebro de un bebé que se esté desarrollando en el vientre de una mujer adicta, o que no se cuide en el embarazo puede resultar perjudicado. Es frecuente que niños con un desarrollo emocional o moral o cognitivo deficitario tengan el hipocampo más pequeño que los niños que han tenido unos cuidados prenatales  adecuados.

adopción punto de encuentro 25.gifRecordemos que el hipocampo es la región del cerebro que, entre otras cosas, regula las emociones y para entender bien de que se trata en el Instituto familia y adopción nos remitieron al fantástico libro de Rosa Mª Fernández García. Entre hipocampos y neurogénesis ¿Por eso le cuesta tanto aprender a mi hijo? cuya reseña publiqué recientemente.

Así pues las conductas disrruptivas no tienen en ocasiones, nada que ver con la edad en la que fueron adoptados nuestros hijos.

En dicha charla, la Psicóloga empezó hablando de la empatía y la definió como “la capacidad de sentir el cerebro del que tenemos enfrente”, explicando que, por ejemplo los bebés están tan concentrados en cubrir sus propias necesidades que no pueden ser empáticos y nos explicó también de manera clara el porqué y cómo  ocurre la omisión del proceso de empatización en muchos niños que han sufrido abandono o han estado institucionalizados desde muy pequeños.

Estos niños permanecían solos en la cuna si lloraban y, a diferencia de los bebés que han sido cuidados por su madre, al llorar no ya sólo son atendidos y consolados cuando lo necesitan, sino que su madre les va a ir reflejando de manera natural sus emociones: cuando llora, cuando ríe, quien le cuida  le va contando lo que le sucede (cuando se asusta por ejemplo le dice “ ¡ay pobre, que susto se ha llevado mi niño!” ) Estos gestos tan naturales van a ayudarle a modular sus emociones, gestos de los que seguramente los niños institucionalizados  no han gozado, por lo que muchos de estos niños ni siquiera son conscientes de sus propias emociones. 

La mayoría de los problemas o dificultades con los que nos encontramos son producto del déficit emocional de nuestros hijos, a veces no es (o no sólo es) un problema de apego, sino que puede tratarse de un problema de desarrollo alterado. Esto significa que su desarrollo físico puede no estar equiparado  con su desarrollo psíquico. Algo que suele resultar bastante desconcertante.

Esto es importante y creo que -como a mí- va a ayudar a arrojar luz en muchas familias que no entienden muy bien que sucede. 

El desarrollo personal se sustenta en campos tales como lo cognitivo, lo social, lo moral, los sexual, lo emocional y por su puesto lo físico.

Pero el gran problema es cuando este desarrollo se encuentra alterado y nos encontramos con un chico de 13 años con un físico de 12 ( o superior) un desarrollo emocional de 4 , uno sexual de 8 y el desarrollo moral que correspondería a un niño de 2 años (recordemos que la charla se trataba de porqué mienten y roban los niños, o sea del aspecto moral del desarrollo)


Tenemos un niño de 13 años  y le pedimos como a un niño de 13 años y obtenemos comportamientos y respuestas completamente asincrónicos, porque se comporta moralmente como un niño de 2 años y  con sus 13 años de vida puede que sea un niño incapaz de mantener la norma más allá de que el adulto esté presente, (por ejemplo: quiere una cosa y la toma y no prevé las consecuencias).

La Psicóloga  nos habló de las fases de desarrollo moral de los niños, nos dijo también que el desarrollo moral está muy unido al cognitivo.
fases desarrollo3Dla 1ª fase  es la de los bebés.

El ejemplo anterior  (quiero algo y lo cojo) se ubicaría en una fase 2ª  (propia de niños de hasta más o menos 2  años).

 La 3ª fase  de desarrollo sería aquella en la que se encontrarían los niños que son capaces de no realizar una acción si hay un castigo.

La 4ª fase es en la que son capaces de elaborar el pensamiento “si hago esto y mamá me descubre se va a enfadar “ y por eso dejan de hacerlo. En esta fase empezarían a tener en cuenta a los demás.

Y la fase (y ansiada)  es aquella en la que empiezan a no hacer lo que está mal porque ellos se sienten mal, no hace lo que sabe que es malo sobre todo por él mismo. Fase que suele darse a partir de los 8 años en niños de evolución normal.

Llegado a este punto la psicóloga nos advirtió que para evitar que los niños no hagan lo correcto, independiente de la edad física que tengan, vamos a tener que vivir muy vigilantes para evitarles la ocasión de infringir las normas  y que igual que para un problema de una discapacidad física somos capaces de adaptar nuestra casa, tendremos que adaptar nuestra vida a una incapacidad psíquica, porque es necesario reducir los riesgos al máximo y enseñar a modularse, una manera sería establecer una tabla de consecuencias lógicas que ellos interioricen y así aprendan que sus actos van acompañados de consecuencias y que vayan acompañados a la vez de emociones: si haces esto tú te sientes luego mal y a mí me provoca enfado, tristeza, etc, dándoles constantemente pautas morales, siendo muy conscientes de la moralidad que les inculcamos.

Por supuesto que la comprensión no debe estar reñida con la firmeza y en esto hay que ser muy constantes y  que sus actos siempre tengan consecuencias  (acordes con ellos) sin ceder. Es aconsejable establecer pocas normas y cuando las interioricen pasar a otras, independientemente de la edad.

(Personalmente nunca creí que fuera tan difícil enseñar a un niño la -para mi-, tan clara relación acto-consecuencia, y cuatro años después lo mismo con ,mi hija de 11 que con el pequeño de 6 sigo intentándolo con escaso éxito.)

Es importante valorar el autoconcepto del niño.

atarse 3DHablando en términos generales, si nuestro hijo tiene un concepto de si mismo pobre, puede hacer “cosas malas”, o suele rendirse porque piensa que el no vale y que es un fracasado así que lo que hace es fracasar.

Por esto hay que reforzarlos mucho en lo positivo, esto suele funcionar mejor que los castigos, aunque esos refuerzos sean en cosas insignificantes para nosotros o aunque nuestros hijos sean mayores.

Hay que “exponerlos al éxito” es decir, tenemos que identificar las habilidades del niño y si, por ejemplo, dibuja bien apuntarlo a clase de dibujo para que potencie lo bueno y le ayude a remontar su baja autoestima. Trabajar en lo que hace o se le da bien y reforzarlo minimizando lo que hace mal y que no sea transgresivo.

Todos los niños prueban la transgresión de las normas ( tan común sobre todo en la adolescencia) lo que nos tiene que poner en alerta es la frecuencia de esta transgresión y si no funcionan los recursos y estrategias familiares  hay que cambiarlos y pedir ayuda.

Hay que tener especial cuidado con sus mensajes, “soy malo”, “soy tonto” y con nuestros mensajes de refuerzo a esto porque un niño que no se sienta aceptado (y es muy común que así sea) se sentirá excluido, un niño que piense que es malo “ejercerá” de malo. Por ejemplo, y  aunque parezca lo contrario, un niño “chulo” que nos parece engreído, nos está mostrando  un síntoma de baja autoestima.

Es muy importante trabajar con ellos en el “autogobierno” en base a la aceptación y al refuerzo positivo, porque muchos niños no son capaces de autoregularse ellos solos, de organizarse emocionalmente, no son autónomos y tienen que contar con la presencia continua de un cuidador (la constante vigilancia y presencia de la que antes nos había hablado). Por esta razón el paso al instituto puede ser desastroso para un niño que no se autogobierne, porque el instituto pide que te organices solo y no existe una persona de referencia con una fuerte y constante presencia que es la que necesitarían los niños para ayudarles a regularse.

Los niños que sufren problemas de apego o de desarrollo o las dos cosas, independientemente de la edad que tengan, independientemente del momento en el que fueron adoptados necesitan sentirse aceptados, y tienen que ser constantemente supervisados, porque no son capaces de autoregularse, o de interiorizar las normas ni las consecuencias de transgredirlas.

Medir nuestra empatía, ser firmes y constantes, a la vez que sustentadores, apoyo profesional colegios e institutos pequeños y mucha presencia y vigilancia fueron los consejos que esta estupenda profesional nos transmitió así como el mensaje de que “el paso del tiempo ayuda”.

adopción punto de encuentro 24.gifNos aconsejó la lectura del libro “El niño abandonado” de Niels Peter Rygaard y “Otra forma de aprender es posible“, de Marga Muñiz Aguilar, autora a la que en diversas ocasiones hemos hecho referencia por sus publicaciones sobre orientación y recursos  para padres adoptivos y que es escritora también de “Cuando l@s niñ@s no vienen de París“.


Espero que quien lea este resumen, le sirva de ayuda , el conocer un poco más sobre las posibles causas de conductas ya no solo morales, sino cotidianas, de nuestros hijos. 

Mi agradecimiento a al Instituto Familia y adopción por organizar esta estupenda charla y a Mª Elena Rodríguez Borrajo por arrojar tanta luz en nuestra a veces un poquito complicada vida familiar.

Mercedes Moya

ADVERSIDAD TEMPRANA, TEAF Y CONFINAMIENTO.

Por Marga Muñiz Aguilar

Para sorpresa de muchos, el tiempo de confinamiento no fue tan complicado para muchos menores, adolescentes y jóvenes que han sufrido adversidad en la infancia temprana, TEAF, etc. Sus familias comentan que, por el contrario, estaban encantados con el confinamiento, más tranquilos, incluso más cercanos, compartiendo juegos, cocinando o haciendo deporte juntos.

Es verdad que no es en todos los casos, pero esos comentarios me han hecho  pensar por qué para algunos el confinamiento supuso una experiencia positiva.

La siguiente carta es fruto de esa reflexión, una hipótesis de trabajo. Creo que es importante encontrar una respuesta para que el tiempo de confinamiento no haya sido simplemente un paréntesis en sus vidas.

Dicen que muchas personas aprovecharon esos días dentro de casa para hacer limpieza, arreglar cajones, tirar cosas que no sirven pero que habían guardado durante años. Quizás también fue un buen momento para hacer limpieza dentro de nuestra casa interior, nuestro yo, y deshacernos de cosas inservibles que no funcionan, poner orden en nuestros cajones interiores… y que al salir de nuevo a la vida fuera de nuestras casas no sólo hayamos acabado con el virus sino también con muchas situaciones y sentimientos tóxicos que han puesto en peligro nuestra vida interior y la de los nuestros.

CARTA A MI MADRE Y MI PADRE

Creíais que no iba a aguantar.

Que explotaría estando tanto tiempo en casa.

Y no está siendo así.

Para vuestra sorpresa.

Pero no para la mía.

No he explotado todavía.

Ni lo voy a hacer.

Aunque esto dure mucho.

Aunque sí que estoy enfadado.

Y siento rabia.

Primero fue TDAH.

Después SAF.

Ahora TEAF.

También lo llamáis Adversidad Temprana.

¡Qué más da!

Muchos nombres para nada.

No necesito siglas.

Ni diagnósticos.

Necesito que me veáis a mí.

Y ha tenido que llegar este maldito virus para que me entienda yo mismo.

Y para que, espero, me entendáis vosotros.

¿Sabéis por qué me siento a gusto con el confinamiento?

Porque el mundo de fuera para mí es un mundo hostil.

Sí, he dicho hostil.

Muy hostil.

Tengo que luchar por todo más que los demás.

Y todo para no conseguir nada.

Para fracasar.

Sí, para no llegar nunca.

Porque no apruebo.

Porque no tengo amigos.

Porque no encuentro trabajo.

Y si lo encuentro no lo mantengo.

Tampoco tengo pareja.

Y si la encuentro, tampoco la mantengo.

En casa, con el confinamiento,

No se espera nada de mí.

Sólo que no la líe.

Así que, por fin, cumplo vuestras expectativas.

No la estoy liando.

Ahora da igual que no tenga amigos.

De todas formas no se puede salir con ellos.

Da igual que no siga el ritmo de los demás en clase.

Porque ahora no hay clases.

Da igual que no tenga trabajo.

Porque no se puede salir a trabajar.

Y yo, por fin, me siento seguro.

Tranquilo.

En casa.

Con el confinamiento.

Ahora no tengo que demostrar nada.

No me tengo que comparar con nadie.

Ahora no soy agresivo.

No exploto tanto.

En realidad, no exploto nada.

¿Y si cuando se acabe el confinamiento

dejo de sentirme así?

Me da miedo.

Porque prefiero vivir así.

Sin explosiones ni violencia.

He oído decir que este virus va a suponer un cambio de paradigma.

No sé que quiere decir eso.

Pero sí sé qué es lo que me gustaría que pasara.

Que dejarais de compararme.

Que dejarais de esperar cosas que no puedo hacer.

Qué esperaseis las que sí puedo hacer.

Aunque no fueran las que os hubieran gustado para mí.

Que yo os quiero.

Aunque a veces no lo parezca.

Claro que a mí a veces me parece que no me queréis.

Aunque sé que lo hacéis.

Creo que todo está desordenado.

Y no solamente yo.

Me gustaría poner orden en mi vida.

Pero para eso necesito que vosotros también lo pongáis.

Sí, vosotros que parecéis tan ordenados.

A mí no me lo parecéis.

O al menos no es el orden que yo necesito.

Necesito sentir que primero me veis a mí.

Y después las cosas que hago.

O las que no hago.

Y no al revés.

Ya sé que tiene que ser duro tener un hijo como yo,

que no soy como os gustaría que fuera.

Pero también es duro para mí saberlo y sentirlo.

Muy duro.

Ya me gustaría a mí ser ese hijo o esa hija que esperabais.

¿Y que hago yo si no llego?

Hasta ahora me rebelaba y explotaba.

Ahora he descubierto por qué me rebelo y exploto.

Y espero que vosotros también lo descubráis.

Quiero seguir confinado toda mi vida.

Aunque ya no haya confinamiento.

Aunque salga a estudiar.

O a trabajar.

O con chicos y chicas de mi edad.

O no.

Quiero sentir que no me comparáis con nadie.

Quiero sentir que me aceptáis como soy.

Con mis debilidades y mis fortalezas.

Que soy como los demás.

Uf, se me ensancha el pecho sólo de pensarlo.

Sí, soy como los demás.

Para vosotros.

Para mí.

Para los demás.

¡Qué descanso!

Sólo de pensarlo me tranquilizo.

Sólo de sentirlo me siento más capaz.

Capaz de proponerme retos.

Y de cumplirlos.

Capaz de cambiar.

Y hacerlo.

Capaz de ser yo mismo.

Y serlo.

Capaz de cumplir vuestras expectativas.

Aunque no fueran las primeras que tuvisteis sobre mí.

Pero sí son las que yo puedo cumplir.

Gracias al confinamiento.

A lo aprendido.

Y a lo vivido.

Quiero volver a empezar.

Empezar sin reproches ni resentimiento.

Empezar de cero o de cien.

Pero empezar de nuevo.

Desde otro sitio.

Desde otro espacio.

Os espero allí.

Os quiero.

7 IDEAS EQUIVOCADAS EN TORNO AL TEAF

Hay algunas ideas ampliamente extendidas en torno al Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal que son perjudiciales para entender en toda su complejidad la situación de las personas afectadas por el TEAF. Si no se desmontan estas ideas no se puede responder de manera adecuada a sus necesidades.
Antes de poder ayudar a personas con TEAF de una manera efectiva, hay que entender la verdadera naturaleza de su discapacidad.

Vamos a analizar 7 de las ideas que son frecuentemente consideradas como ciertas, cuando en realidad, se trata de equivocaciones comunes en torno al TEAF.
1.-Las personas con TEAF siempre tienen retraso mental.

Aunque es cierto que el TEAF produce un daño cerebral durante la etapa prenatal y que cada persona que lo padece tiene fortalezas y debilidades cognitivas específicas, no todas las personas con TEAF tiene retraso mental. De hecho, es posible padecerTEAF y tener un CI dentro del rango normal e incluso superior a la media, pero al mismo tiempo tener problemas con las funciones ejecutivas, dificultades de autorregulación, escasas habilidades sociales, etc.

Solamente los niños más severamente afectados, es decir, con una clara microcefalia y con otras malformaciones físicas, son fácilmente detectables en el momento del parto.

Menos del 10% de las personas afectadas por TEAF tienen anomalías físicas, pero todas tienen daño cerebral.

2.- Los problemas de conducta asociados al TEAF son el resultado de habilidades parentales pobres o de un mal entorno familiar.

Las personas con TEAF nacen con algún tipo de daño cerebral, por lo que no procesan la información de la misma forma que la mayoría de las personas y no siempre se comportan de la manera que los demás esperan de ellos.

El daño cerebral, de hecho, puede permear incluso el mejor de los ambientes y provocar problemas de conducta que son auténticos retos para las familias.

Las familias y los cuidadores de estas personas necesitan ayuda y apoyo, no críticas.

Por supuesto, un entorno comprensivo y cariñoso ayuda a los niños con TEAF, pero su ausencia no es la causa primaria de la discapacidad.

3.- Admitir que los niños con TEAF tienen daño cerebral significa que la sociedad se inhibirá  ante sus problemas y dejará de ofrecerles recursos y apoyos.

Algunas personas piensan que aceptar el daño cerebral implica que se les deje sin esperanzas y sin opciones de tratamiento. Sin embargo, es todo lo contrario. Hasta ahora no se ha prestado atención a sus necesidades precisamente por el desconocimiento que había en torno a estos trastornos.

4.- Los niños afectados en un momento dado superarán el TEAF.

El TEAF dura toda la vida, aunque sus manifestaciones y complicaciones asociadas varían con la edad. Los menores, adolescentes y jóvenes con daño cerebral generalmente requieren más tiempo de vida tutelada y muchos necesitan más ayuda de la habitual para alcanzar su nivel óptimo de adaptación al sistema de vida normalizado.

Entender esto puede ayudar a las familias a planificar para sus hijos una transición estructurada entre la escuela y el trabajo.

5.- Diagnosticar a un niño con TEAF frustrará su desarrollo.

Diagnosticar simplemente significa reconocer una enfermedad por sus síntomas. El problema no es el diagnóstico, sino la falta de recursos y conocimientos que hay en la actualidad entre muchos profesionales sobre como tratar la enfermedad.

Por otra parte, el diagnóstico no frustra nada, sino que simplemente frena las expectativas poco realistas. En la práctica, muchos afectados y sus familias respiran aliviados cuando reciben el diagnóstico porque así  al menos entienden el origen de sus problemas.

6.- Es inútil diagnosticar TEAF porque no tiene realmente un tratamiento adecuado.

Esta actitud no se suele tener con otras enfermedades incurables, como por ejemplo, el autismo. ¿Por qué tenerla en este caso?

Para cualquier familia es mejor educar a un hijo una vez que conoce el diagnóstico, ya que tanto la familia como la escuela  pueden proponerse metas y objetivos para asegurarse que el niño alcanza su máximo potencial.

Tener el diagnóstico ayuda a entender ciertas conductas que de otra forma resultan incomprensibles y ayuda a explicar a otras personas estas conductas. También sirve para responder de una manera más apropiada a dichas conductas.

Un diagnóstico también ayuda a las familias a crear grupos de apoyo con otras familias que tengan hijos con el mismo problema.

El diagnóstico, además, proporciona visibilidad y la visibilidad promueve la búsqueda de soluciones.

7.- Las personas con TEAF actúan siempre de manera que la sociedad considera como irresponsable o inapropiado.

Las personas con TEAF habitualmente les importa mucho complacer a los demás y desean ser aceptado por otros, pero sus problemas orgánicos con la memoria, procesamiento de la información, o los efectos de la sobreestimulación, hace que todo funcione en contra de sus deseos.

Simplemente tienen problemas entendiendo los significados y las relaciones de un mundo demasiado complejo para ellos. Además, la experiencia repetida de fallar en alcanzar las expectativas que los demás tienen sobre ellos, puede generar un rechazo a enfrentarse a retos y dificultades.

En un entorno empático y con los ayudas adecuadas pueden alcanzar logros y metas gratificantes que les sirvan de retroalimentación para seguir trabajando y superando obstáculos.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora